¿Cuándo ir a terapia?

¿Cuándo ir a terapia?

Muchas personas aun creen que la terapia psicológica es sólo para aquellos casos donde existe algún trastorno mental grave. Lo cierto es que no hace falta estar en una situación excepcional o extrema para ir a terapia.

Otro desconocimiento es creer que la función de ir al psicólogo es para desahogarse. Esta afirmación tampoco es cierta del todo, por extraño que resulte. Para desahogarnos podemos recurrir a nuestras personas de confianza y sería más barato, incluso con el taxista si está por la labor de escuchar, así también te garantizas el anonimato. Y si no nos fiamos de nadie, siempre podemos usar Internet y un pseudónimo. Aunque bien es cierto que, a pesar de que el simple hecho de que nos escuchen ya es terapéutico,no todo el mundo está preparado para escuchar. El psicólogo está entrenado para una escucha sin juicio y no sólo se limita a la escucha «de lo que dices», es una escucha a varios niveles. La clave está en preguntarte si necesitas sólo desahogarte o buscas que te escuchen sin juicio y acompañándote en satisfacer alguna necesidad.

Y por último, no, los psicólogos no damos consejos. Existen momentos en los que adoptamos una visión que nos impide ver más allá del problema y no nos permite encontrar alternativas. Por eso, cuando las emociones son demasiado intensas, necesitamos la ayuda de un observador externo e imparcial que nos guíe a través de un camino,pero este observador no te dice qué hacer, siempre eres tú quien decide y toma las decisiones.

En realidad, tú eres quien mejor sabe cuándo ha llegado el momento de buscar ayuda para avanzar.

Los sentimientos y los problemas que no se expresan se acumulan en el inconsciente y, en ciertas condiciones, terminan explotando. En otros casos se traducen día tras día en patrones de pensamientos y comportamientos negativos que constituyen un obstáculo para tu felicidad y dañan tus relaciones interpersonales.

«Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devoren desde el interior» Frida Kahlo. 

Son muchos los casos de personas que no se deciden a ir al psicólogo, a pesar de sentir que lo necesitan. El sufrimiento que asumen durante mucho tiempo es alto e innecesario, puesto que con una ayuda adecuada podrían evitar daños causados por situaciones que no saben bien como asumir o resolver.

Cuando sientes que necesitas ayuda en tu vida diaria porque no sabes cómo afrontar la situación que estás viviendo, ahí ya es aconsejable recibir tratamiento.

Pedirle ayuda a un psicólogo es un acto de madurez y de salud mental, supone una mirada hacia uno mismo desde el cuidarnos, una persona sana se cuida, cubre sus necesidades. 

*IMAGEN: UNSPLASH/ Lacey Raper

(95 Posts)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.