Dale la bienvenida

 “Esto de ser humanos es
como una casa de invitados.
Cada mañana una nueva llegada.
Una alegría, una depresión, una maldad,
un darse cuenta momentáneo aparece
como un inesperado visitante.
Dales la bienvenida y entretenlos a todos.
Aunque sean una multitud de penas,
que barren con violencia el piso de tu casa,
vacían tus muebles,
así y todo, trata a cada invitado
con honorabilidad.
Te puede estar limpiando
para alguna nueva delicia.
El pensamiento oscuro,
la vergüenza, la malicia,
encuéntralos en la puerta riendo,
e invítalos a entrar.
Sé agradecido con el que venga,
porque cada uno ha sido enviado
como un guía del más allá.”
 
Rumi «Casa de huéspedes»

Percibamos lo que llega a nuestras vidas no como un problema sino como un aprendizaje, cambiar la percepción, las dificultades que surgen en nuestras vidas son oportunidades de crecimiento.

Tras una ansiedad, una depresión… se produce una crisis de crecimiento. Tratamos de eliminar nuestros pensamientos negativos, tratamos de no escuchar nuestro cuerpo cuando no nos responde (el temblor, la taquicardia, la sudoración…), negamos, escapamos y evitamos crecer.

Son muchos los pacientes que llegan a consulta con la petición de «quítame esto», en muchos casos no es cuestión de eliminar, sino de aceptar, la aceptación para llegar al cambio.

Del mismo modo explicamos a los niños que los errores que cometen tienen sentido, que son necesarios para aprender. Atravesar el miedo a equivocarse es avanzar a lo desconocido, a lo nuevo, a explorar.

Enfrentarnos a nuestras dificultades nos ayuda a crecer. Si borramos de nuestra memoria los errores cometidos o las dificultades pasadas, borramos nuestro aprendizaje presente.

«Sé agradecido con lo que venga…» para estar abierto a aprender.

 

*IMAGEN:Unsplash/Michael Ramey

(95 Posts)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.