Día mundial contra el Alzheimer

Hoy queremos dedicar este post a las personas que sufren esta enfermedad y a sus familiares.

Una enfermedad para la que todavía no hay cura y que cambia la vida de quienes la rodean.

Con el objetivo de posponer un rápido avance de la enfermedad, compartimos algunas recomendaciones para el trabajo de las funciones cognitivas principalmente afectadas:

Memoria

La realización de hábitos y rutinas, siguiendo un mismo orden facilita que pueda recordarse.

Para mejorar la memoria a corto plazo: preguntar qué se cenó ayer, dónde se fue a pasear, a quién vio por la calle, de qué color era su camiseta, juegos de vocabulario, etc. En definitiva cualquier pregunta orientada a cosas que pasaron hace poco tiempo.

Para la memoria a largo plazo: preguntaremos cuántos hermanos tiene, qué estudió, cómo se llamaba su abuela, dónde nació, cantar alguna canción de su época.. y todo lo que sepamos de su historia para favorecer el acceso a los recuerdos o en caso de olvidarlo, recordarlo, a ser posible con material visual o auditivo.

Reconocimiento:

Utilizaremos fotos de familiares y preguntaremos por su nombre, edad, dónde vive, teléfono..

Darle algún objeto y que pueda reconocerlo por el tacto.

Enseñarle fotos de objetos y que diga sus nombres.

 

En momentos avanzados de la enfermedad, será necesario escribir el nombre de los objetos con carteles, pegatinas o derivados para que pueda identificarlos.

Lo más importante, es siempre una actitud positiva y amable ante lo que hagamos, hablarles despacio, de forma sencilla y con una sonrisa, es lo que mejor les sentará 🙂

Os dejamos también dos cuadernos con ejercicios prácticos de estimulación cognitiva para personas con Alzheimer en fase leve y moderada. Podéis descargarlos aquí:

Fase leve

Fase moderada

 

¿Recordamos?

 

(95 Posts)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.