Disfrutar las vacaciones

marcoreyesgt - pixabay

Las vacaciones son importantes para nuestro bienestar psicológico. Son el mejor antídoto contra el estrés.

Cualquier fin de semana o día libre de trabajo puede ser un día de vacaciones, es cuestión de cómo lo enfoquemos. Para desconectar mentalmente en vacaciones de manera natural, hay que saber desconectar durante el resto del año cuando es posible.

El periodo vacacional puede ser agotador para las personas que se llevan en la maleta las obligaciones de la vida cotidiana.

Cuando hacemos muchas cosas durante nuestro día a día, estas acciones se convierten en automáticas, rutinas, y nos resulta difícil identificar momentos placenteros como el zumo de la mañana, la conversación con un amigo, el paisaje… Cuando estamos de vacaciones somos más conscientes de disfrutar de estos momentos agradables del presente.

Las vacaciones nos permiten estar más en sintonía con nuestro interior, ya que al contar con tiempo libre y fuera de nuestro contexto habitual,  podemos relajarnos y pensar en lo que queremos. Ésto es debido a que en los periodos de descanso el cerebro no está inactivo, sino que deja de centrarse en una determinada estimulación, activándose muchas otras áreas de la conciencia que suelen dejarse de lado. Nos damos permiso para enfocarnos en disfrutad por encima del «debería de».

Una planificación rígida de las vacaciones con un estricto programa de actividades para realizar en un tiempo limitado, es una fuente segura de estrés ya que no siempre es posible anticipar los sucesos inesperados que surgirán. Es recomendable tener flexibilidad durante las vacaciones. Ser capaz de improvisar y adaptarse a las necesidades y posibilidades es fundamental para una experiencia de disfrute.

Es importante también crear expectativas que se puedan cumplir, objetivos reales, dejando un amplio margen de tolerancia para los imprevistos.

Es posible que no sepamos dónde poner la energía, pero quizás podemos detectar dónde queremos dejar de perderla. En la vida a veces se trata de saber eliminar antes de poder crear. Para ello, puedes hacer una lista de acciones que reconozcas que no te nutren pero que a la vez te ocupan un tiempo y espacio valioso, por ejemplo: realizar una llamada de trabajo en la calle mientras paseo sin mirar qué pasa alrededor mío; quedarme viendo el móvil hasta tarde cuando me voy a dormir…

Permítete tener más espacio disponible para lo nuevo y más energía para nuevas opciones.

Antes de comenzar los días de descanso te recomendamos identificar qué actividades te hacen sentir bien y te permiten disfrutar. Hay muchas personas que no tienen identificado qué actividades les proporcionan descanso o disfrute.

Ser productivos no significa, necesariamente, pasar mucho tiempo trabajando, sino aprovechar esas horas al máximo. Por eso, las empresas más productivas, son aquellas en las que los empleados pueden tomarse más días de vacaciones. La sensación de satisfacción de los trabajadores se revierte en la productividad de la empresa.

Como última recomendación, recordar que el periodo de descanso vacacional tiene un final. Tener presente este hecho para saber afrontarlo nos ayuda a poder reincorporarnos a la vida cotidiana con energía y optimismo.

Recuerda: permitirse el disfrute, es cuestión de uno mismo … ¡A por las vacaciones!

(95 Posts)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.