Enfermedades ¿psicosomáticas?

La mente influye en tu cuerpo: las lágrimas como respuesta fisiológica a la tristeza o a una gran alegría, el rubor como resultado de la vergüenza, etc.

Imagina la siguiente escena: Tu corazón comienza a latir muy rápido, notas las palpitaciones con fuerza, parece que tu corazón va a salir disparado del pecho… Te tiemblan las piernas y cuando vas a hablar apenas te sale la voz…  Vas a hablar en público delante de muchas personas y llevas años esperando este momento tan deseado para ti.

¿Cómo te sientes con esta escena? (Reflexiona por un momento)

Ahora, imagina esta otra escena: Estás en tu trabajo haciendo tus labores como cualquier otro día, con el estrés habitual de  a tu trabajo y, de repente, tu corazón comienza a latir muy rápido, notas las palpitaciones con fuerza, parece que tu corazón va a salir disparado del pecho… Te tiemblan las piernas y cuando vas a hablar apenas te sale la voz… Vas al médico y tras varias pruebas médicas te dicen que no han encontrado ningún problema físico. Te llevas meses descansando para recuperarte y aún así estas sensaciones se mantienen y sientes cansancio. Estás agotado/a diariamente. Vuelves a ir al médico, por tercera vez en el mes, te vuelve a repetir que todas las pruebas que te han realizado están bien, y no tienes nada físico que explique esa fatiga o cansancio continuo.

¿Qué te hace sentir esta otra escena?

Si te fijas, las sensaciones son las misma, pero el contexto cambia. Las sensaciones en la primera escena se viven con normalidad, en la segunda nos pueden producir miedo, angustia.

En general, aceptamos con normalidad sensaciones como que el corazón nos palpite con fuerza o que nos tiemble la voz, cuando nos enfrentamos a situaciones como hablar en público o hacer una entrevista importante,por ejemplo. Son situaciones que nos conectan con emociones que generan sensaciones físicas reales. Sin embargo, nos cuesta aceptar que esas mismas sensaciones (temblor, palpitaciones, etc.) puedan llegar a provocar enfermedades tan graves como fatiga crónica, cefaleas, parálisis…

La mente y el cuerpo trabajan en perfecta sintonía.

¿Qué son las enfermedades Psicosomáticas?

Cuando un problema emocional no se resuelve se puede convertir en un problema físico, a eso denominamos somatizar.

Las enfermedades psicosomáticas son alteraciones de la salud originadas o agravadas por problemas de ámbito psicológico.

Una persona sufre somatizaciones cuando presenta uno o más síntomas físicos y tras un examen médico, estos síntomas no pueden ser explicados por una causa única física. Además, pese a que la persona pueda padecer una enfermedad, tales síntomas y sus consecuencias son excesivos en comparación con lo que cabría esperar.

Podemos experimentar también sensaciones somáticas positivas que mejora nuestra salud general como, por ejemplo, sentirse ilusionado por un proyecto. Este hecho hace que liberemos un neurotransmisor, la dopamina, que genera una sensación positiva que se traduce en un bienestar general.

Pero cuando lo que ocurre en el entorno provoca emociones negativas, por ejemplo estrés laboral, la activación de nuestro cerebro cambia. Se liberan otro tipo de neurotransmisores, como la noradrenalina o la serotonina. El estrés debilita el sistema inmunológico.

Algunos ejemplos de enfermedades psicosomáticas son:

  • Fibromialgia. Síndrome caracterizado por dolor en los músculos y las articulaciones que generalmente se acompaña con cansancio o fatiga crónica.
  • Cefalea. Dolores de cabeza frecuentes que tienen un origen tensional.
  • Fatiga crónica. Sensación de cansancio que dura varios meses sin que exista una causa y no desaparece ni siquiera después de haber descansado lo suficiente.
  • Dolor crónico. Dolor o sensación de malestar que se extiende durante más de 6 meses. En algunos casos puede ser debido a una enfermedad, pero en otros no se conoce la causa específica.
  • Trastornos dermatológicos: Como la psoriasis, el eccema, la dermatitis, que normalmente tienen un gran componente psicológico, ya que la piel es uno de los órganos más afectados por el estrés.

 

Es preciso entender que las personas con estas enfermedades, aunque los síntomas físicos que sufren no tienen una explicación médica, esto no quiere decir que el trastorno sea irreal o que la persona se lo está “inventando”. El sufrimiento de las personas que sufren estas enfermedades es real, por lo tanto es importante diagnosticarlo y tratarlo.

¿Cómo prevenir las enfermedades psicosomáticas?

  • Aprende a gestionar tu estrés y tus emociones.
  • Descansa.
  • Rodearse de relaciones sociales, familiares y laborales sanas.
  • Aprender a relajarte.
  • Administra el tiempo entre ocio y trabajo.
  • Lleva un estilo de vida saludable en general, con una alimentación equilibrada y actividad física regular.

 

«Toda enfermedad corporal es un intento de curar una enfermedad espiritual» Alejandro Jodorowsky

(95 Posts)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.