Sentido del dolor

Cuando nos hallamos en la problemática de no ser capaces de cambiar una situación, nos enfrentamos al enorme desafío de cambiarnos a nosotros mismos”. Viktor Frankl

En este post me gustaría llamar la atención de todas aquellas personas que se dicen algo parecido a:

«¿Por qué a mi?» ; «¿Por qué me pasan todas estas cosas malas?» ; «Tengo mala suerte en mi vida» ; «No puedo soportar esta situación» …

Me refiero a aquellas personas que han pasado por situaciones difíciles, personas que han experimentado sufrimiento (acoso, pérdidas, conflictos familiares…). Me gustaría lanzaros un mensaje: Encuentra el sentido y construye identidad.

Cuando encuentras el sentido a esas situaciones de sufrimiento abandonando la culpa, la lástima, la ira irracional… puedes construir.

El gran antídoto del sufrimiento es reconocer y comprender el “para qué” de lo que está pasando. Cuando le damos sentido al dolor que sentimos podemos traspasarlo, cuando caemos en el no aceptar el dolor, es cuando podemos quedar atrapados en el sufrimiento.

¿Qué podemos hacer con el dolor, cuando éste no se puede evitar?

Aceptarlo. A veces el dolor es una señal que nos dice que tenemos que mirar más allá de nuestras limitaciones, e, incluso, a través del sufrimiento ser conscientes de nuestra fortaleza.

Cuando sentimos el dolor ante situaciones que no podemos evitar, nuestro instinto de supervivencia trata de controlar lo incontrolable y empezamos a decirnos que las cosas tendrían que ser de otra manera. Pero las cosas no van a ser como queremos. Lo único que está bajo nuestro control es la forma de gestionar aquello que sentimos y para ello, lo primero que tenemos que hacer es identificarlo. Luego, reflexionar sobre cómo dirigirlo de la forma más sana para nuestro crecimiento personal.

Toda emoción es útil, no hay que luchar en contra de ellas, es necesario que las sintamos, comprendamos y escuchemos. Sólo así, seremos capaces de generar estrategias adecuadas para afrontar los problemas y dificultades que vayan surgiendo de forma exitosa.

Es importante integrar el sentido del dolor dentro del sentido de la vida. Existe la posibilidad de afrontar el dolor y hacerlo parte positiva de lo que llegamos a ser.  No vamos buscando en nuestras vidas experiencias dolorosas que den forma a nuestra identidad, pero sí buscamos nuestra identidad tras las experiencias dolorosas.

Podríamos ser las mismas personas sin nuestras alegrías, pero no sin nuestras desgracias, que guían la búsqueda de sentido en nuestra existencia.

Es importante dejarnos experimentar todas las experiencias, la vida y la muerte, el amor y la pérdida, la alegría y la tristeza, es lo que nos toca. La experiencia de ser humano, no se vive a pesar del dolor, sino debido a él.

«Cuando nos enfrentamos juntos al sufrimiento, cuando optamos por no huir de él, nuestras vidas sólo se enriquecen» Lucy Kalanithi

Lectura recomendada: “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl

(95 Posts)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.